El Valle de Araitz y el vacío arqueológico de la cuenca del Oria

GR20 Vuelta a Aralar, Allozpea, Irulegi

El Valle de Araitz y el vacío arqueológico de la cuenca del Oria

A las faldas de Malloak solo hay un dolmen, localizado en 1964 por Jesus Elosegi

Alberto Gonzalez

Un vacío arqueológico es una zona concreta de un territorio más extenso en donde aparecen escasos restos arqueológicos, pero donde se presupone debieran haber más ya que informaciones contrastadas en lugares cercanos, indicarían que en esa área desierta de vestigios tendrían que aparecer bastantes más cosas de las encontradas hasta ahora. Un ejemplo concreto y bien conocido es el vacío arqueológico paleolítico de la cuenca del Oria.

En las cuencas del Urola y del Urumea y en todo su recorrido hay abundantes manifestaciones culturales del Paleolítico, período desde hace 2,8 millones de años hasta hace 12.000 años, pero en la cuenca del Oria, que en esa nómada época sería «autopista» de entrada y salida de la península, sólo en la cabecera del río en el túnel de San Adrián y en su desembocadura en la cueva Altxerri se pueden encontrar restos representativos de aquellos tiempos, en todo el trayecto del río en cambio, lienzo en blanco, con sólo alguna discreta pero bella pincelada como la cueva Usategi en Ataun.

Es fácil entender que antes de ir a por megalitos sin plan alguno, si se focaliza la búsqueda en un vacío arqueológico, la estrategia de prospección podría dar buen resultado. El engorroso y a menudo estéril trabajo de planificación se hace desde la base, desde «casa», antes de pisar el barro y llevarse un chasco, pero la tozudez, insistencia o el simple placer de andar los caminos que patearon nuestros antecesores, suele recompensar.

Dolmen de Trikutseta

A las faldas de Malloak nos situamos en el cercano Valle de Araitz, Azkarate, Uztegi, Gaintza, Intza, Arribe y Atallu; Betelu tiene municipalidad propia y Errazkin está administrativamente en Larraun, estamos en la cuenca del Araxes. En este pequeño o extenso territorio según se mire, sólo hay catalogado un dolmen de la Edad de Bronce.

El fantástico dolmen Trikutseta, que fue localizado por Jesús Elosegi en 1964, se encuentra en Azkarate, justo en el collado que limita con Bedaio, muga entre Navarra y Gipuzkoa, entre Balerdi y Urreako Haitza, en el resto del Valle de Araitz, el megalítico vacío arqueológico, un lugar perfecto para prospectar.

Encontrar un dolmen y que tu nombre quede asociado al mismo, es el mejor regalo que puede tener un buen aficionado. Este es el caso de Inaxio Elizegi, informático hernaniarra con afición y gusto por los megalitos. Mantiene en internet una práctica y completa página web www.euskal-herria.org que se actualiza diariamente y que es referente para muchos y activos adictos a las piedras de los que ya no están.

Dolmen de Beroate

El 18 de agosto de 2019 Elizegi encuentra el dolmen de Beroate, a 700 m del núcleo de Betelu, con un desnivel de 125 m e increíblemente situado en el camino del GR 20 vuelta a Aralar, en el mismo y publicitado camino por el Consorcio del Plazaola que invita a una fascinante excursión a la ermita de San Donato del S XIII y el robledal de Aitzaide. Nadie lo había visto hasta que la educada mano izquierda de Inaxio traza una nueva y elegante pincelada en el Valle. Miles de montañeros, cazadores, vecinos del Valle, pastores, cabreros, leñadores y clérigos habrán pasado ante este megalito sin advertirlo.

Situado en el monte Irulegi y de diez metros de diámetro, el dolmen Beroate está muy deteriorado, pero después de haber sido seguro muchas veces violado en busca de tesoros, es un milagro que aún conserve un túmulo evidente y dos losas de la cámara dolménica con perfecta orientación Este. Es probable que un cercano murete en piedra seca albergue alguna de las piedras que un dia fueron ortostatos y peristalito del monumento. Algo más arriba hay un complejo campo tumular con decenas de estructuras a descifrar, parece haber también en la cima un castro del Hierro en un magnífico encinar cantábrico, además del despoblado que en su día ocupó el entorno de la ermita.

Cerca, el grupo de prospección Hilharriak cierra el año 2019 en el Valle de Araitz con el descubrimiento de dos motas terreras medievales situadas una en Betelu en el paraje Urtzalde y otra en Albiasu en Astotza. Estas dos construcciones tienen la curiosa particularidad que desde una se divisa la otra, y entre las dos custodiaban el antiguo Señorío de Eraso, a la entrada de Errazkin.

Idatzi zure iritzia

Zurriola correduria de seguros
CDI Informatika
Tolosa motor
Dentieder hortz klinika
Gruas y Transportes Urbieta